S.O.S. ¡No estoy vendiendo!

Es muy fácil perder el rumbo y ciclarnos cuando el equipo no está motivado, se agotan las ideas y no se logran las mismas ventas. Esto puede ser muy frustrante y desencadenar otra serie de problemas. Para encontrar una solución hay que analizar tanto factores internos como externos de la marca.


Primero hay que entender, ¿qué está causando la baja de ventas? Aunque a simple vista lo más fácil sea decir que las estrategias comerciales no están funcionando, en realidad pueden haber muchos factores por los cuales no estamos logrando ventas.



Algunos factores internos que pueden estar afectando son:

  • No seguir un calendario de planeación para toda la empresa.

  • No tener lanzamientos de producto calendarizados. Esto puede hacer que los productos sean irrelevantes ya al momento de ser lanzados o que estés sacando producto a 'full price' cuando todo el mercado está en temporada de rebajas. También puede causar que pierdas a tus clientes habituales o pierdas su interés ya que no encuentren nada nuevo que comprar en tu tienda.

  • Tu mercado no lo tienes bien analizado. Nuestro mercado siempre está cambiando y una de nuestras principales obligaciones es estarlo conociendo y analizando constantemente, para saber cuáles son sus necesidades y cuál está siendo su comportamiento. Todo nuestro producto y todas nuestras estrategias deben de ser a la medida para nuestro consumidor.

  • Contenido visual. La gente se cansa de ver siempre lo mismo y en una era digital, debemos de conocer el peso del contenido visual y la necesidad de mantener un ritmo y cambio constante, como lo demanda el mercado.

  • Falta de motivación a tu equipo. No se puede responsabilizar a tu equipo de la baja de ventas porque puede causar que se desmotiven y muchas veces ni siquiera sea reflejo de su trabajo. En la desesperación podemos recurrir a fijar metas inalcanzables de ventas que haga parecer que todos los esfuerzos de tu equipo no son suficientes. Una excelente forma de motivar a tu equipo, es analizando bien los cambios, variantes y circunstancias que rodean a tu empresa, poner objetivos graduales (que vayan proporcionales al crecimiento real que está habiendo), basarse en los análisis de ventas pasados de tu marca, incentivar a tu equipo con bonos o premios al alcanzar las metas y monitorear todo el proceso constantemente.



Algunos factores externos que impactan en tus ventas son:

  • Situación política, económica y social en la que se desenvuelve tu empresa y tu consumidor.

  • Estrategias y eventos de la competencia. (Ventas de liquidación, promociones muy agresivas, colaboraciones muy publicitadas, etc.)



¿Cómo puedo mejorar la situación?

Una vez que hayas analizado la situación interna y externa que le afecta a tu marca, es importante que veas con qué herramientas cuentas para poderlas explotar.