¿Qué es el inbound marketing?


En la búsqueda de las empresas por encontrar la fórmula secreta para hacer crecer tu empresa, seguramente has echado un vistazo a cientos de tipos de marketing que existen actualmente, así como sus ventajas y métodos de aplicación. Uno de los más sonados en años recientes y que, en nuestra opinión, despuntará aún más en años venideros, es el inbound marketing.


Esta estrategia ha cambiado por completo las reglas del juego, dejando de lado la vieja táctica en la que la marca hacía el 100% del trabajo para tratar de apantallar y convencer a las audiencias de que eran la mejor opción, para dar paso a una conversación en donde el cliente es realmente el elemento más importante para mejorar las ventas y, en últimas instancias, tener un crecimiento significativo. Pero como en todo, existen ciertas reglas que debes seguir para aplicar de manera correcta una estrategia de inbound marketing. Sigue leyendo para descubrir en qué consiste, a quién beneficia y cómo dar el primer paso para aplicarlo en tu compañía.



Qué es el inbound marketing


Es importante tomar en cuenta que el inbound marketing es sólo una de las aplicaciones de la metodología inbound, cuya finalidad es conectar íntimamente con las personas que se encuentran en la recta inicial del proceso de compra de tu producto o servicio. En términos específicos, el inbound marketing es la práctica que combina diversas técnicas de publicidad no intrusivas para que el usuario se sienta acompañado durante el proceso de compra de forma amigable. En el inbound marketing la intención es hacer que el usuario sienta curiosidad y se acerque a tu marca de manera proactiva, en lugar de ser tú quien “persigas” o busques al cliente para llamar su atención. En palabras más simples, el inbound marketing busca un diálogo abierto entre cliente y marca.


Ya que es un tipo de marketing que pretende conectar a nivel profundo con el usuario, es lógico que la prioridad sea aportar valor real y al consumidor a través de distintas acciones individuales de marketing como son el SEO, el marketing de contenido, la presencia fuerte en redes sociales, generación de lead y medición de analíticos. Una vez que se capta la atención del cliente, se le guía a lo largo del proceso y se lleva a cabo una conversión, el propósito final del inbound marketing es fidelizar a los clientes y que tomen a la marca como un verdadero referente para cualquier momento de sus vidas. En teoría el inbound marketing suena sencillo, y no es fácil de poner en práctica, pero es importante tener en cuenta algunos conceptos básicos para su correcta aplicación.


Los conceptos principales del inbound marketing

Existen muchas maneras de atacar una estrategia de inbound marketing, y una de las más populares es dividir el proceso en tres etapas con el fin de generar confianza en los usuarios, ganar credibilidad como compañía y motivación a su propio equipo. Las etapas a fortalecer son: atraer, interactuar y deleitar. Cada una de estas etapas deben de ir acompañadas de contenido de valor en todo momento. Siguiendo esta teoría, supuestamente un cliente satisfecho es el responsable del crecimiento de una empresa al repetir sus compras y traer o recomendar a nuevos clientes; en cambio un cliente insatisfecho es el resultado de una mala planeación de inbound marketing que resultó en encontrar a un usuario incompatible con tu marca, que no te ayudará a crecer.


Otro enfoque muy importante dentro del inbound marketing es la focalización de la estrategia hacia tu persona meta y su ciclo de compra estimado. Esta teoría parte desde el buyer persona, una idea de quién es tu consumidor promedio, de manera que puedas entender mejor sus necesidades para aportarle el contenido que le convenga en determinado momento. Asimismo, debes anticipar el ciclo de compra de tu buyer persona, entendiendo que cada usuario pasa por diferentes etapas desde su primer acercamiento con la marca hasta el final del proceso o la compra/contratación. Este ciclo de compra contempla diferentes tipos, formatos y densidades de contenido digital en su mayoría. Sabiendo que el inbound marketing es un ciclo constante que comienza y finaliza con cada nuevo usuario, requiere de mejoras continuas y mucha autoevaluación; sin embargo las ventajas de aprender a implementarlo pueden ser enormes.



Ventajas de usarlo


Al poco tiempo de implementar una estrategia de inbound marketing notarás cómo mejoran tus cifras de leads, tráfico y contactos útiles en tu base de datos. Como estas, existen diversas áreas en las cuáles notarás mejoría:


  • Captación de registros orgánica: Poner en marcha un plan de inbound marketing mejorará con creces el posicionamiento de tu sitio y de tu marca en buscadores sin tener que pagar por ello. Este crecimiento orgánico genera, a su vez, captación de registros de manera completamente orgánica.

  • Base de datos sólida: Ya que el objetivo de este tipo de marketing es crear un contenido de valor y un diálogo abierto y honesto con tus usuarios, un resultado casi natural será que podrás crecer tu base de datos con información veraz y completamente útil, pues se trata exclusivamente de personas con un interés genuino en la marca y no sólo paja para aumentar tus números.

  • Mejor contenido: Como una respuesta directa a la creación de inbound marketing, una marca debe mejorar la calidad y cantidad de su contenido para atender a las necesidades de valor de las audiencias. Más y mejor contenido se traduce en una autoridad superior y una mejor reputación a los ojos tanto de posibles usuarios como de la competencia.

  • Branding: El branding es el reconocimiento total de una empresa a primera vista, y sin duda alguna el inbound marketing puede reforzar tu branding casi de manera inmediata sin tener que redoblar esfuerzos.

  • Automatización: Sin duda alguna una de las metas más ambiciosas de una buena estrategia de inbound marketing es lograr una correcta y completa automatización de procesos de marketing como campañas de newsletter, campañas de retargeting de audiencias y más.



Quién puede aprovecharlo


Al ser el inbound marketing una estrategia de mediano a largo plazo, naturalmente no es la opción perfecta para aquellos productos o servicios de movimiento acelerado o que requieran una toma de decisiones rápida e incluso pasional. Esta estrategia, en cambio, es ideal para aquellas marcas que busquen un plan de etapas para captar, seducir y fidelizar clientes para formar una relación sólida que dure años. Entre las industrias que más se ven beneficiadas por los planes de inbound marketing encontramos la inmobiliaria, el sector educativo, las empresas tecnológicas o de alta especialidad, las empresas B2B y por supuesto proveedores de servicios profesionales como médicos, instructores, asesores, coaches, etc.


Cómo comenzar tu estrategia de inbound marketing Toda esta información que has aprendido a lo largo del artículo es muy valiosa, sin embargo de nada sirve si no sabes cómo aplicarla de principio a fin. Es por eso que revisaremos paso por paso cómo establecer un plan de inbound marketing:

  • Definir tu público: El primer paso es que a grandes rasgos sepas quién es tu público meta. Pensando en tu nicho y factores aledaños como edad, género, sector socioeconómico, definirás sin problemas tu público.

  • Buyer persona: El siguiente paso, como mencionamos más arriba, es determinar quién es tu buyer persona. En este paso creas un personaje ficticio que represente tu cliente ideal y se enfoca en aspectos más personajes de este: ¿qué le gusta? ¿qué necesita? ¿qué le preocupa? ¿cómo mejorar su vida?

  • Proceso o ciclo de compra: Para establecer el proceso de compra debes de hacer un recorrido de varias etapas que te llevarán a establecer el momento en que al fin se lleve a cabo la transacción. Recuerda que el proceso de compra se divide en la etapa de descubrimiento y aprendizaje sobre la marca, reconocimiento del problema del usuario, consideración de la solución y la decisión de compra.

  • Embudo de ventas: Seguramente has oído hablar o ya utilizas el embudo de ventas para pronosticar resultados en tu compañía. En este embudo se hace una progresión natural en la cual se atrae a una gran cantidad de personas, de las cuales un porcentaje menor hace una pequeña conversión o interacción inicial, otro porcentaje menor crea una relación intermitente o duradera con la marca, un porcentaje aún menor concluye la venta y al final de un porcentaje menor se obtiene un análisis para mejoras y repetir proceso de compra.


Como pudiste apreciar, la mayoría de los conceptos del inbound marketing son más o menos conocidos por quienes ya tienen experiencia en materia de publicidad. Sin duda alguna esta no es una estrategia difícil siempre y cuando no pierdas de vista que el inbound marketing respeta los límites personales de los usuarios, y pretende cautivar de manera discreta por medio de contenido que de verdad quieran consumir porque sientan que les aporta algo real a sus vidas. Mientras no olvides esto, serás capaz de tomar decisiones iniciales, consultar resultados y aplicar mejoras continuas siempre pensando en la razón de tu marca: tus clientes.